Te damos la bienvenida a Blackout

Más jugadores que nunca. 14 zonas marcadas. 1 ganador. La mayor batalla de la historia de Call of Duty.

by Call of Duty Staff on October 12, 2018

La espera ha terminado. Es la hora de la verdad en Blackout: un battle royale al estilo Black Ops.

Los jugadores saltan desde un transporte en sus trajes aéreos por todo el mapa. Una vez aterrices, la misión es sencilla: ser el último jugador, dúo o cuarteto con vida. Puede que parezca sencilla, pero nada más lejos de la realidad. Primero, llegas con una mano delante y otra detrás. Tendrás que saquearlo todo en busca de un arma con la que defenderte. Después, la zona de combate se irá reduciendo a medida que pase el tiempo. Y un área de combate reducida es sinónimo de más enfrentamientos.

En eso podría resumirse el juego. Llegar al final conlleva grandes dosis de destreza, estrategia, comunicación (si juegas en dúo o en cuarteto) y un poquito de suerte. Verás que te abruma la cantidad de opciones de que dispondrás cada vez juegues. Cada partida es un mundo. Poco más se puede prever, ya que el número de variables es muy superior al del modo multijugador normal.

Teniendo esto en mente, aquí te dejamos algunos elementos a tener en cuenta cuando te sumerjas en Blackout por primera vez.

1. No pierdas de vista a los enemigos que caigan cerca de ti.

Mientras te precipitas desde el cielo con tu traje aéreo, piensa en el siguiente paso. Lo normal es hacerse la siguiente pregunta: ¿cómo de concurrida está la zona en la que voy a aterrizar? La respuesta te dará una idea de cómo se desarrollarán los primeros 30-60 segundos en tierra firme. Si ves caer a cinco enemigos a tu alrededor, probablemente tendrás que lidiar con ellos poco después de aterrizar. Si no ves a nadie cerca, podrás centrarte en hacerte con el mejor botín posible sin preocuparte de que te asalten de forma repentina. Estar al tanto de quién cae cerca de ti es una buena costumbre para asegurarte de que aguantas lo bastante como para reunir botín con el que defenderte como es debido.   

2. Cuando estés buscando botín, mira dentro de los edificios.

Este se encuentra en todas partes, desde los callejones sin salida chamuscados de la Isla Nuketown hasta las villas palaciegas de Fincas. Y encontrar el mejor botín no hará sino ayudarte a mejorar tus posibilidades de ser el último jugador con vida. Es posible que encuentres botín en zonas abiertas, pero es mucho más probable que localices cantidades concentradas dentro de edificios. No olvides explorar cada planta, armario, sótano y tejado de los edificios. En cada rincón puede esconderse un elemento de equipamiento que suponga un punto de inflexión en la partida, como una pistola gancho o la mira que estaba esperando tu Titan.

3. Cúbrete. Cúbrete. Cúbrete.

Este mapa es grande, enorme. De hecho, te encontrarás alguna zona en la puede llegar a embargarte la soledad. No dejes que la inmensidad te engañe y te haga creer que esprintar en campo abierto es una buena idea. Siempre que puedas, desplázate usando vegetación, edificios o hasta una sombra como cobertura. ¿Por qué? Porque solo dispones de tu punto de vista. Un francotirador bien escondido podría encontrarse acechando fuera de tu campo visual. Además, algunos vehículos como los botes tácticos, todoterrenos, camiones y helicópteros son capaces de cubrir terreno en cuestión de segundos y, como estés al descubierto, serás blanco fácil. Aunque creas que no hay nadie alrededor, un helicóptero con tres jugadores apostados a un lado puede tirarse en picado sobre la casa que acabas de dejar atrás y pasar de una situación controlada a una muerte súbita. Con tanta libertad de movimiento y variedad de terrenos, las sorpresas como esta son frecuentes. Mientras te vas familiarizando con Blackout, es interesante que no te alejes de las zonas de cobertura y procedas con cautela. En definitiva, observa y escucha antes de tirarte a la piscina.

4. El conocimiento es poder.

Te enfrentas a muchos enemigos, tantos que es imposible seguirles la pista. Está claro que no es necesario estar al tanto de todos, pero el conocimiento ha servido para ganar guerras y, sin duda, puede servirte para ganar partidas de Blackout. Reunir información de los enemigos cercanos es crucial y existen varias formas de hacerlo. ¿Cuál es la más sencilla? Utiliza un arma con mira para echar un buen vistazo a una zona alejada. Puede que no sea la información más detallada del mundo, pero te servirá para hacerte una idea de lo que te rodea. Para observar con mayor detenimiento el entorno, el coche de reconocimiento es perfecto. En el modo multijugador, nuestro amiguito se lanza contra los enemigos para hacerlos volar por los aires, pero en Blackout, es una herramienta pura de reconocimiento. Conduce este coche teledirigido veloz y resistente hacia los edificios, súbelo por escaleras en busca de escondites enemigos y obtén una amplia perspectiva sobre lo que planean tus rivales. Para obtener más información, deja que uno de tus compañeros de equipo le dispare un dardo sensor al coche de reconocimiento y dispondrás así de un minimapa que acompañe a tu imagen de vídeo.

5. Escoge qué batallas librar.

Una de las señas de identidad de Call of Duty® a lo largo de los años ha sido sus intensos combates. A menudo, los tiroteos frenéticos son la piedra angular de Dominio, Punto caliente y muchos de los demás modos. Ahora, en Blackout puedes vivir una experiencia similar, si quieres. No obstante, arriesgarse demasiado no es una estrategia de supervivencia ideal en un juego en el que la muerte implica el final de la partida. Además, con un mapa de tales dimensiones, dispones de una alternativa viable a un tiroteo: la huida. Si te suena a cobardía, considéralo una "retirada táctica" o una "maniobra de evasión avanzada". Sea como sea, este modo suele ofrecerte la oportunidad de elegir qué combates librar, y los mejores jugadores son los que lo hacen con cabeza. Si ves a un cuarteto rondando una zona y tus tres compañeros están muertos, ¿qué posibilidades tienes de vencer si te abalanzas contra ellos armas en ristre? Independientemente del contexto, diría que no muchas. Cuando la zona de combate todavía es amplia, suele haber espacio suficiente como para evitar enfrentamientos desequilibrados. No hay que avergonzarse de salir corriendo en la dirección opuesta tras evaluar la situación. Es una medida estratégica, que viene a ser una forma elegante de decir "he salido corriendo porque soy inteligente". Dejando a un lado tu metodología, el objetivo no deja de ser sobrevivir. Solo dispones de una vida, así que úsala con sabiduría.

Uno de los apartados más interesantes de Blackout es que, más allá de la coherencia que tenga tu estrategia, cada partida se desarrolla de forma distinta. Con un mapa de tales dimensiones y montones de variables en constante cambio, como zombis aleatorios que sueltan botín (no es broma), la experiencia de juego se antoja totalmente única cada vez que te dejas caer desde las alturas.

Estos cinco consejos sirven de guía y son reflexiones iniciales para que te adaptes a los nuevos entornos de Blackout. Cuando hayas disputado varias partidas, dispondrás de tu propio conjunto de pautas y lecciones que aplicar, de eso no hay duda. Pronto empezarás a reconocer las zonas en las que te desenvuelves mejor y lo que mejor te funciona en tu camino hacia la victoria.

Así que, sal ahí fuera, desarrolla tus habilidades en Blackout y pronto estarás disfrutando de la gloria en el battle royale.